Tres novelas, tres (posibles) películas

La semana pasada escribí un artículo sobre cómics que deberían adaptarse al cine, y como ando escaso de imaginación, hoy toca algo tan lamentable como redactar la secuela de ese artículo. Secuelas de artículos… En fin.
Pero esta vez no hablaré de cómics, sino de novelas. Tres novelas que, por motivos que desconozco, están tardando más de lo necesario en ser llevadas al cine.

LAS ESTRELLAS, MI DESTINO


Esta pequeña obra maestra de la ciencia ficción, escrita por Alfred Bester, trata sobre un náufrago que, tras quedar varado en el espacio, ve cómo una nave pasa por su lado y, en lugar de rescatarlo, le ignora. A partir de ese momento, Gully Foyle, que así se llama nuestro protagonista, dedicará todas sus fuerzas a dar con el capitán de esa nave y vengarse de él.
Realmente es una novela muy cinematográfica, por lo que doy por hecho que tarde o temprano tendremos una película. Es más, ya se ha intentado llevar al cine en varias ocasiones, una de ellas por parte de John Carpenter, aunque esos proyectos siempre terminaron cayéndose por un motivo u otro. La última noticia relacionada con esta adaptación está fechada en 2015, y menciona a Jordan Vogt-Roberts como director. Estamos en 2018 y no hay nuevas noticias, lo cual es sospechoso. Esperemos que el proyecto no se haya ido por el retrete una vez más.
Habiendo ya un director a cargo de la película (si es que llega a realizarse), no propondré a nadie… excepto al protagonista. Si los encargados de realizar esta película tienen dos dedos de frente, llamarán a Tom Hardy para encarnar a Gully Foyle. No existe un actor más adecuado para ese papel.

MERIDIANO DE SANGRE


Siendo una de mis novelas favoritas, es lógico que espere su adaptación como agua de mayo. Pero sé que no es fácil.
La novela, escrita por el genial Cormac McCarthy, es, como todo lo que hace este autor, una salvajada repleta de crudeza, sangre y pesimismo. Meridiano de sangre pone sobre la mesa, al descubierto, la peor cara de la naturaleza humana.
El argumento nos sitúa en el salvaje oeste, en la frontera, donde un chaval cuyo nombre no conocemos se une a un grupo de mercenarios liderados por John Joel Glanton. Estos mercenarios han sido contratados por el gobernador de Chihuahua, Méjico, para cazar a tantos apaches como puedan.; por cada cabellera apache, recibirán oro como recompensa. En mitad de todo esto hará acto de presencia uno de los personajes más extraños que ha dado la literatura: el terrible Juez Holden, un tipo de más de dos metros de alto, albino, místico, mago, pedófilo y asesino. A lo largo de la novela llegamos a poner en duda que sea humano.
El libro está repleto de momentos brutales y crueles, lo cual hace que una adaptación fiel, sin pelos en la lengua, sea, como mínimo, complicada. Recordemos que en uno de sus pasajes se nos describe un árbol de cuyas ramas cuelgan bebés muertos atravesados por los tobillos.
Si se hace una película ha de poder transmitir ese ambiente apocalíptico, sucio y pesadillesco del libro, algo fundamental.

También se ha hablado ya de trasladar la novela al cine, pero de momento no hay nada claro. Primero se habló de Ridley Scott como posible encargado de dirigir la adaptación (incluso afirmó tener el guión escrito), luego se barajó a James Franco… Pero la realidad es que no se sabe nada.
Yo propongo a los Hermanos Coen, que ya tienen experiencia en esto de adaptar a McCarthy. Lo hicieron de forma sobresaliente en No es país para viejos, y siguiendo ese tono, estética, aspereza y contundencia, perfectamente podrían hacer una gran película de Meridiano de sangre. Aunque Quentin Tarantino sería otro director a considerar, y también Alejandro González Iñárritu; babeo de pensar en una adaptación con la misma textura de El Renacido. Sería perfecto.
¿Protagonistas? Para el papel del chaval propongo a Tom Holland; para el de Juez Holden, a Tom Hardy (sí, otra vez); y para el de John Glanton, a Daniel Day-Lewis.

MUNDO INFIERNO


Mirad, no quiero hablar demasiado de esta fantástica novela porque, cuanto menos se sepa de ella, más se disfruta. Sólo diré que es uno de los libros más extraños, desconcertantes y originales que he leído en mi vida. La premisa inicial es ponernos en la piel de Jack Cull, el protagonista, un hombre condenado al infierno… Un infierno que castiga a sus moradores con una existencia eterna rutinaria y aburrida (madrugar, afeitarse, ir al trabajo… ¿Os suena?). Pero, poco a poco, la novela nos va llevando por derroteros cada vez más surrealistas y misteriosos.
Creo que, a día de hoy, nadie se ha propuesto llevar esto al cine. Es una idea demasiado loca para los estándares actuales, lo cual no quita que de aquí podría salir una película tan divertida y satírica como inquietante.
Ahora mismo sólo se me ocurre un director capaz de llevar a buen puerto algo así: James Gunn (Guardianes de la Galaxia), y puede que también Edgar Wright (Baby Driver).