Ir al contenido principal

Entradas

Último artículo:

Segundo visionado

Supongo que a todo el mundo le ha pasado lo siguiente: pruebas una comida por primera vez y no te gusta nada, bien porque su sabor es nuevo y te choca, o bien porque te esperabas otra cosa. Meses, incluso años después, vuelves a probar eso que tan poco te gustó, pero esta vez tu paladar está preparado, sabes a lo que te enfrentas… Y, ahora sí, te gusta. No entiendes cómo es posible que meses atrás, eso que ahora estás disfrutando como un gorrino te supiese a infusión de escroto sudado.
Pero estas cosas pasan. A mí me ocurrió con la carne de ternera, que de pequeño no me gustaba y ahora la comería a diario si no fuera porque quiero llegar a los 50. Tampoco me gustaban los plátanos, ni las lentejas, ni los guisos de casquería… Ahora soy un ser superior; hasta donde mi heterosexualidad me permite, me lo como todo. Excepto el emblanco malagueño. A ese puñetero pis de Satanás lo quiero fuera de mi vida.

Con el cine ocurre igual. Vemos una película esperando una cosa, nos dan otra muy di…

Imagen

Arizona

Imagen

Una reflexión sobre la crítica

Imagen

The Meg

Imagen

Urbanitas contra rústicos

Imagen

The Car

Imagen

Falso género

Imagen

Películas malas con momentos brillantes

Imagen

Películas para verano

Imagen

Poner nota al cine

Imagen

Twin Peaks - The return